miércoles, 28 de septiembre de 2011

Muestra gratuita en el CCEBA



Isidro Ferrer / Muestra de afiches

Del 26 Sep 2011 al 12 Nov 2011
CCEBA SEDE PARANÁ 1159

CARTELES DEL CENTRO DRAMÁTICO NACIONAL (España)


Isidro Ferrer combina su actividad de diseñador gráfico con una intensa labor en otros campos de la imagen como la ilustración, tanto para adultos como para niños, la realización de comics, animaciones para TV, o la edición.

viernes, 16 de septiembre de 2011

A 35 años de la Noche de los Lápices




Este 16 de septiembre no es uno más para los hombres y mujeres que durante la dictadura, cuando eran apenas estudiantes secundarios, sobrevivieron a la masacre que se conoce como La Noche de los Lápices. No sólo porque reverbera, como en cada homenaje, la memoria de los caídos; sino porque será el último que sus victimarios atraviesen impunes. Sus secuestros y tormentosos cautiverios, a fines de septiembre y principios de octubre de 1976 en el Destacamento policial de Arana, serán uno de los hitos del juicio que comenzó el lunes en La Plata contra los asesinos al mando de Camps.
En los ’80, la historiografía de una democracia reciente circunscribió el episodio a diez chicos, pero fueron más (Walter Docters, Nora Úngaro o Víctor Treviño, entre otros), y asoció sus calvarios al escarmiento por participar de una marcha por el boleto secundario. Con el tiempo, los sobrevivientes se fueron reconciliando con el motivo, al fin de cuentas, que habían dado sus secuestradores: soñaban con dar vuelta el mundo como una media, y para eso militaban en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) y otras organizaciones “subversivas”.
Según la pesquisa judicial, el 15 de septiembre levantaron a Claudio de Acha y Francisco López Muntaner, que militaban en la UES y eran compañeros de curso en el Colegio Nacional. La madrugada siguiente cayeron escalonadamente el grueso de las víctimas: en la casa de su abuela fue secuestrada María Claudia Falcone con María Clara Cio-cchini –que vivía con ella–, mientras que a Daniel Racero y Horacio Úngaro los secuestraron de la casa de este último. Al día siguiente les tocó a dos que vivirían para contarlo: Patricia Miranda –la única que no tenía militancia política– y Emilce Moler, estudiante de Bellas Artes e hija menor de un comisario inspector retirado que sorprendió hasta a los propios verdugos cuando se paró en piyama en el vano de la puerta: “Es muy chiquita; esta no puede ser.”
Una semana antes habían secuestrado a Gustavo Calotti en la propia Jefatura de Policía donde trabajaba como “correo”, porque después del bachillerato –en el que había sido uno de los impulsores de la Coordinadora de Estudiantes Secundarios– se había enrolado como cadete policial. El operativo lo encabezó, como en casi todos los casos, el comisario Héctor Luis Vides, quien lo torturó en Arana y murió –ironías de la historia– un 17 de septiembre de 1998.
El Día del Estudiante los sacaron a todos al patio del Destacamento, les aflojaron las vendas y les dieron ñoquis. La madrugada anterior, “El Lobo” –como se hacía llamar Vides– había entrado a cara descubierta, secundado por una decena de matones en ropas de fajina, para llevarse a Pablo Díaz. Después de interrogarlo por el supuesto armamento, robar alhajas y la ropa de sus seis hermanos, se lo llevaron.
En cada declaración judicial, Díaz aseguró que no había estado en el Destacamento, sino en un casco de estancia en Arana que se conoce como “La Casona” o “La Armonía”, donde funciona actualmente el Regimiento 7º de Infantería del Ejército. Sin embargo, las circunstancias que relata y los cautivos que recuerda se compadecen con los del Destacamento, por eso la Cámara de Apelaciones elevó su caso a juicio estimando que había pasado por ambos, y había distorsionado el tiempo y el espacio.
Doce de los 26 represores que hoy afrontan el juicio, operaban donde fueron torturados los colegiales, pero sólo cuatro –Miguel Etchecolatz, Roberto Grillo, Julio César Argüello y Miguel Kearney– responderán por sus casos. “Roberto Grillo fue uno de los que entró a mi casa y posiblemente generó el robo de las pertenencias de mi familia”, declaró Pablo Díaz en 1998. Grillo también fue reconocido en el operativo por la madre de Horacio Úngaro.
La justicia estima que la operación de La Noche de los Lápices fue vertebrada por el Batallón de Inteligencia 601 y la Policía Bonaerense. El enlace entre ambos organismos –según las investigaciones de Pablo Díaz, recogidas por el juez– fue un comisario de nombre Alfredo Fernández. Durante el juicio a las Juntas, Díaz dijo haber visto un memorándum dirigido a Etchecolatz en el que Fernández radiografiaba al estudiantado de La Plata, Berisso y Ensenada, y advertía sobre su “peligrosidad”. De Arana los trasladaron a los Pozos de Quilmes y Banfield. Moler, Calotti, Miranda y Díaz vivieron. El resto –según contó ante la Conadep Carlos Alberto Hours, un agente de inteligencia ya fallecido–, marcharon a la muerte por orden expresa de Etchecolatz.<

El desmesurado encanto del esquicio

Algunos resultados del esquicio del jueves 15/9. ¡Y esto recién empieza!







sábado, 3 de septiembre de 2011

Manifiesto del Desprolijo







El punto de lo seguro. Donde el manifiesto del desprolijo pretende abrir caminos a quienes desean expresarse. Para comprenderlo es necesario primero definir qué es lo seguro. Seguro es aquello que tiene el fundamento que sostiene la estructura de un concepto. Por lo tanto lo seguro (según se tiene entendido) para pintar: es la técnica = Sólo es arte en la medida que se ajuste a la técnica estipulada de ante mano. Aquí encontramos el "error": lo seguro es el deseo de expresión. Por eso el manifiesto del desprolijo propone buscar la no técnica, para encontrar nuevas y auténticas expresiones, que salgan del no gusto. Si en el desprolijo una obra terminada no da gusto al autor, entonces ha hecho el efecto esperado. Destronar aquello que se tiene como seguro para sentirse dislocado. Aquel que aplicando el manifiesto se da cuenta de que lo más seguro es la duda, entonces está en el buen camino. El manifiesto pone en jaque la creencia de seguridad que cada uno tiene de sí mismo. Las personas reaccionan con disgusto a aquello que no sale según sus planes: Y esta es una buena idea del manifiesto. Encontrar a propósito los puntos flacos de tus creencias. La parte miserable de cada ser (en el buen sentido). Eso permitirá que las personas se sinceren consigo mismas, y no escondan tras grandes artilugios sus miedos. En esta expresión artística las personas podrán sentirse resguardadas en los otros porque todos muestran un disgusto y así no necesitan aparentar sobre su técnica superior, como sucede en el arte prolijo.


Este es un manifiesto sobre el arte de la pintura casi exclusivamente, aunque a medida que en diversas artes se pueda aplicar el concepto, es igualmente útil. Creo que este movimiento puede inspirar o manifestar la posibilidad y las ganas de pintar (sobre todo a aquellos que "no saben" pintar). ¿Se puede no saber pintar? No.

La técnica del desprolijo consiste en solo pintar, sin importar el soporte ni los materiales, cualquier cosa que raye es útil.

Esta técnica no es pensada por un capricho de no saber pintar y querer poder intentarlo, sino que porque creo que todos sabemos pintar mal, aún, los que "saben pintar", y si no pregúntenle si no han tirado algún dibujo o pintura a Dalí, Miró, Picasso, Quinquela Martin, Antonio Berni, quien sea. Seguro que sí.

La idea es que cada vez que uno tenga una idea para ser pintada, trate de proyectarla lo más desprolijamente posible. Y acá es necesario hacer una limitación: Está terminantemente prohibido el uso de elementos que aseguren cierta prolijidad como reglas, transportadores o gomas de borrar.

  1. Todo lo que se hace queda, y si se quiere cambiar se debe hacer con más pintura o añadiendo recortes, maderas, telas y cualesquiera de cosas. O, lo que es mejor, se deja tal como fue hecho el error, porque cuando más disguste al autor, mejor.
  2. Las obras deben, en lo posible, ser terminadas el mismo día de haberlas empezado. Esto asegura cierta desprolijidad.

Una ayuda para lograr la desprolijidad es NO intentar de reproducir un objeto, un animal, persona o lo que fuere como uno sabe hacerlo, sino que debe intentar distorsionarlo (para ello quizás sea conveniente usar la mano NO hábil, los pies o la boca, o con los ojos cerrados). Acotación: Indudablemente si se pintase siempre con la mano NO hábil quizás obtendríamos una mano hábil a lo largo del tiempo, por lo que hay que tratar de que eso no pase.

Con la actuación de extremidades que nunca pintaron tratando de intentarlo se va a generar automáticamente un acto de desprolijidad normal. A eso hay que sumarle intentar a propósito escaparle a la pintura de lugar, o sea, que los rellenos de color se sobresalgan, que las líneas no sean tan rectas, que desaparezcan las matemáticas y casi todas las figuras geométricas, sin darle importancia a las proporciones que desde hace siglos trae la pintura, del peso visual, el eje y todas esas cosas. Se pinta donde se quiere. Las luces y sombras pueden estar distorsionadas (que en lo posible lo estén).

Otra cosa que también nos hará desprolija la pintura es que mientras se está pintando no hay que esperar a que se seque el fondo o lo que pintaste primero, hay que pintar por al lado intentando que se choquen los colores, que queden sucios y movidos.

También es un desafío para aquellos pintores expertos o instruidos para lograr salir del encasillamiento de las normas, de la "normalidad", de lo que se cree "bello" en la pintura. Todo es bello, muchas cosas son bellas, todos lo somos.

Tampoco se intenta dibujar como un niño. Ellos no lo hacen desprolijo. Sus dibujos son lo más prolijo y bien hechos que pudieron hacerlos a esa edad. Un adulto tiene una caligrafía más estética por ejemplo, pero puede hacerla desprolija adrede. Lo mismo quiero que pase con la pintura. Cada uno sabe como dibuja, y a muchos no les gusta como lo hacen, entonces que no sigan intentado dibujarlo así, que intenten desarmarlo y desalmar esa pintura o dibujo o lo que fuere.

PD: La palabra "Desprolijo" curiosamente no figura en el diccionario, se ve que no existe, pero para antónimos de prolijo dice: escueto, sucinto.

- Conciso, breve, directo, desnudo. Son sinónimos de escueto -

Y prolijo significa, según diccionario: Largo, dilatado con exceso║Cuidadoso o esmerado║ Impertinente, pesado, molesto.


Incluso la palabra Brrr, que define de alguna manera un sonido del desprolijo, puede llevar cuantas "erres" se quiera, es una palabra que describe al movimiento y que es tan desprolija que no tiene una sola acepción, que es fea y difícil de pronunciar. Cada cual le agregará la desprolijidad que sienta conveniente poniéndole cuantas erres crea necesario.

Fin



extraido de : http://tanlargaspestagnas.wordpress.com/

jueves, 1 de septiembre de 2011

El diseño, la publicidad, el paradigma y el mensaje




Gracias Paz por el aporte.

Cine + Diseño

La historia del cine a partir del diseño de créditos.


A Brief History of Title Design from Ian Albinson on Vimeo


Proceso, gráfica y relecturas entre el cine, la tv y el diseño gráfico.

.












Aqui, allá y en todas partes