sábado, 3 de septiembre de 2011

Manifiesto del Desprolijo







El punto de lo seguro. Donde el manifiesto del desprolijo pretende abrir caminos a quienes desean expresarse. Para comprenderlo es necesario primero definir qué es lo seguro. Seguro es aquello que tiene el fundamento que sostiene la estructura de un concepto. Por lo tanto lo seguro (según se tiene entendido) para pintar: es la técnica = Sólo es arte en la medida que se ajuste a la técnica estipulada de ante mano. Aquí encontramos el "error": lo seguro es el deseo de expresión. Por eso el manifiesto del desprolijo propone buscar la no técnica, para encontrar nuevas y auténticas expresiones, que salgan del no gusto. Si en el desprolijo una obra terminada no da gusto al autor, entonces ha hecho el efecto esperado. Destronar aquello que se tiene como seguro para sentirse dislocado. Aquel que aplicando el manifiesto se da cuenta de que lo más seguro es la duda, entonces está en el buen camino. El manifiesto pone en jaque la creencia de seguridad que cada uno tiene de sí mismo. Las personas reaccionan con disgusto a aquello que no sale según sus planes: Y esta es una buena idea del manifiesto. Encontrar a propósito los puntos flacos de tus creencias. La parte miserable de cada ser (en el buen sentido). Eso permitirá que las personas se sinceren consigo mismas, y no escondan tras grandes artilugios sus miedos. En esta expresión artística las personas podrán sentirse resguardadas en los otros porque todos muestran un disgusto y así no necesitan aparentar sobre su técnica superior, como sucede en el arte prolijo.


Este es un manifiesto sobre el arte de la pintura casi exclusivamente, aunque a medida que en diversas artes se pueda aplicar el concepto, es igualmente útil. Creo que este movimiento puede inspirar o manifestar la posibilidad y las ganas de pintar (sobre todo a aquellos que "no saben" pintar). ¿Se puede no saber pintar? No.

La técnica del desprolijo consiste en solo pintar, sin importar el soporte ni los materiales, cualquier cosa que raye es útil.

Esta técnica no es pensada por un capricho de no saber pintar y querer poder intentarlo, sino que porque creo que todos sabemos pintar mal, aún, los que "saben pintar", y si no pregúntenle si no han tirado algún dibujo o pintura a Dalí, Miró, Picasso, Quinquela Martin, Antonio Berni, quien sea. Seguro que sí.

La idea es que cada vez que uno tenga una idea para ser pintada, trate de proyectarla lo más desprolijamente posible. Y acá es necesario hacer una limitación: Está terminantemente prohibido el uso de elementos que aseguren cierta prolijidad como reglas, transportadores o gomas de borrar.

  1. Todo lo que se hace queda, y si se quiere cambiar se debe hacer con más pintura o añadiendo recortes, maderas, telas y cualesquiera de cosas. O, lo que es mejor, se deja tal como fue hecho el error, porque cuando más disguste al autor, mejor.
  2. Las obras deben, en lo posible, ser terminadas el mismo día de haberlas empezado. Esto asegura cierta desprolijidad.

Una ayuda para lograr la desprolijidad es NO intentar de reproducir un objeto, un animal, persona o lo que fuere como uno sabe hacerlo, sino que debe intentar distorsionarlo (para ello quizás sea conveniente usar la mano NO hábil, los pies o la boca, o con los ojos cerrados). Acotación: Indudablemente si se pintase siempre con la mano NO hábil quizás obtendríamos una mano hábil a lo largo del tiempo, por lo que hay que tratar de que eso no pase.

Con la actuación de extremidades que nunca pintaron tratando de intentarlo se va a generar automáticamente un acto de desprolijidad normal. A eso hay que sumarle intentar a propósito escaparle a la pintura de lugar, o sea, que los rellenos de color se sobresalgan, que las líneas no sean tan rectas, que desaparezcan las matemáticas y casi todas las figuras geométricas, sin darle importancia a las proporciones que desde hace siglos trae la pintura, del peso visual, el eje y todas esas cosas. Se pinta donde se quiere. Las luces y sombras pueden estar distorsionadas (que en lo posible lo estén).

Otra cosa que también nos hará desprolija la pintura es que mientras se está pintando no hay que esperar a que se seque el fondo o lo que pintaste primero, hay que pintar por al lado intentando que se choquen los colores, que queden sucios y movidos.

También es un desafío para aquellos pintores expertos o instruidos para lograr salir del encasillamiento de las normas, de la "normalidad", de lo que se cree "bello" en la pintura. Todo es bello, muchas cosas son bellas, todos lo somos.

Tampoco se intenta dibujar como un niño. Ellos no lo hacen desprolijo. Sus dibujos son lo más prolijo y bien hechos que pudieron hacerlos a esa edad. Un adulto tiene una caligrafía más estética por ejemplo, pero puede hacerla desprolija adrede. Lo mismo quiero que pase con la pintura. Cada uno sabe como dibuja, y a muchos no les gusta como lo hacen, entonces que no sigan intentado dibujarlo así, que intenten desarmarlo y desalmar esa pintura o dibujo o lo que fuere.

PD: La palabra "Desprolijo" curiosamente no figura en el diccionario, se ve que no existe, pero para antónimos de prolijo dice: escueto, sucinto.

- Conciso, breve, directo, desnudo. Son sinónimos de escueto -

Y prolijo significa, según diccionario: Largo, dilatado con exceso║Cuidadoso o esmerado║ Impertinente, pesado, molesto.


Incluso la palabra Brrr, que define de alguna manera un sonido del desprolijo, puede llevar cuantas "erres" se quiera, es una palabra que describe al movimiento y que es tan desprolija que no tiene una sola acepción, que es fea y difícil de pronunciar. Cada cual le agregará la desprolijidad que sienta conveniente poniéndole cuantas erres crea necesario.

Fin



extraido de : http://tanlargaspestagnas.wordpress.com/

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias, de mucho utilidad ;)

Florencia dijo...

Buenísimo!

victoria dijo...

necesitaba leer esto